Los problemas en la PAREJA

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Esta semana dos sesiones de cambio personal han derivado en resolución de conflictos de parejas. En esos casos, cuando consensuamos que avanzar en una mejora de la relación de pareja puede ser uno de los principales factores para que la persona pueda seguir su proceso personal de desarrollo, paso a abordar esa situación de manera global, es decir, cambiando el foco de la persona a la resolución del conflicto interpersonal.

Hay ocasiones que las personas quieren seguir juntos, sienten que hay opciones de seguir disfrutando de una relación que se ha ido apagando, y que en esos momentos se ha convertido en un callejón sin salida… sólo con sufrimientos del presente y añoranza de aquellos buenos momentos del pasado.

Cada pareja, como suma de dos personas, es un mundo en si misma. Pero independientemente de eso, con la flexibilidad adecuada, yo siempre trato de aplicar un «cambio hacia resultados«.

¿Y que supone esto? Pues ir LO MENOS POSIBLE hacia el pasado, los reproches, los desencuentros,etc. … lo imprescindible. Por el contrario, lo que trabajamos en conjunto es el Presente y las posibilidades de Futuro. Los cambios asumibles que deben ocurrir para que se pueda recuperar el sentimiento y la relación que mantuvo felizmente unida a esa pareja. Lo que nos importa en todo el proceso no es hacia dónde venimos, sino conseguir el objetivo final, el resultado esperado.

Entre dos personas, haciendo una abstracción, pueden pasar dos grandes cosas:

  1. La persona tiene una intención positiva hacia su pareja, pero la respuesta que obtiene es justo la contraria de la que pretendía. ¿No os ha pasado que hacéis un comentario con la intención de halagar a la persona…y ella se siente ofendida? ¿Cuántas veces habéis recibido una frase que os ha parecido de mal gusto, y la otra persona está sorprendida y abrumada porque lo que intentaba decir era algo bonito y con clase? Los ejemplos son innumerables. Y es ahí donde ocurre la fractura…»ya no me entiendes», «es que tú ya no aceptas las cosas de buen grado», «es que ahora eres otra persona…etc.»
  2. Aquí la persona directamente si tiene la intención de hacer daño o molestar en ciertas situaciones, porque siente un conflicto hacia la relación, y esa es la manera en la que lo hace saber. Sarcasmo, ironía, desprecio….variadas posiciones que se pueden tomar en este caso para «fastidiar» al otro. Aunque ¡ojo! partimos de la base de que esta persona NO quiere dejar la relación… lo que busca es que sea la otra persona la que entienda lo molesta que está y «despierte» reaccionando para, de alguna manera, acercarse de nuevo. Lógicamente, el otro miembro de la relación no sólo no se entera de esa segunda intención, sino que se aparta y aleja mucho más al sentirse agredido. 
Cada uno de estos dos casos tiene una manera diferente de abarcarlos, pero en ambos, cuando la intención última es conservar la pareja, se pueden hacer avances muy importantes que permitan ese objetivo. Las personas inician un proceso donde «entienden e interpretan correctamente» lo que la otra persona está realizando, con intención o sin ella, que les permite situarse en un punto de partida muy diferente al que provocaba el conflicto.
Desde ahí, comienza un proceso de «balance» donde de nuevo las fuerzas que mantienen la relación amorosa tienen que primar, y aquellas situaciones que han cambiado y crean el conflicto deben «re-negociarse» sin vencedores ni vencidos, poniendo por delante la importancia de la relación, y estableciendo una serie de pautas que permitan, con la apuesta mutua, retomar el camino que se había perdido.
Cuando el interés por mantener la relación y la pareja es lo SUFICIENTEMENTE IMPORTANTE para las dos personas, la posibilidad de reconducir una relación es muchísimo más alta de lo que una persona, encerrada ella misma en el conflicto y sin la posibilidad de analizar con claridad, pueda pensar. La visión y experiencia de un profesional guiando desde fuera es decisiva en las posibilidades de reconducir la relación.
Muchas parejas afrontan un duro proceso emocional de ruptura sin que hayan podido llevar a cabo todas las alternativas posibles de recuperar una pareja que, hasta ese momento, había supuesto su estabilidad y felicidad en el plano emocional. Ojalá no sea tu caso, pero si estas en esa situación de conflicto, si incluso te identificas en alguna de las situaciones que he descrito antes (de manera activa o pasiva)  recuerda que hay opciones previas que puedes trabajar antes de que el camino no tenga retorno posible. El resto depende de los dos.

Luis Gil – Inspira y Avanza.
____________________________________________________________________________
Puedes tener la vida que deseas. Nosotros te ayudamos a conseguirlo: www.luisgilconsultoria.com
Mejora Personal.Excelencia deportiva. Mentoring Empresarial. Programas de desarrollo ejecutivo
______________________________________________________________________________
Imagen obtenida de  diva.aktuality.sk y www.contextotucuman.com
Blog bajo licencia Creative Commons.

¿Necesitas ayuda? ¡Hablemos!
Hablemos
¡Hola! Haz clic en mi chat para comenzar a hablar por WhatsApp
Normalmente respondo en pocos minutos, salvo que esté en reunión o desde un horario muy diferente del de España, donde vivo (y duermo :-D). PERO PUEDES ESTAR TRANQUIL@, RESPONDO SIEMPRE. 

¿te unes ?

700 suscriptores ya disfrutan el mejor Contenido para Escalar sus Negocios.

 

Suscríbete aqui:

 


Nombre  *
Apellido *
Email *
*
*Campos Obligatorios
Acepto la  Política de privacidad.   

¡Formulario Enviado!

Revisa tu bandeja de entrada para confirmar la dirección de email

( 😀Si ves que tarda en llegar, mira en el buzón de Spam, a veces se puede colar ahí )

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin